Salud

7 Pasos para sanar nuestras heridas emocionales

7 pasos para sanar nuestras heridas emocionales

En este nuevo artículo quiero compartir con ustedes estos 7 pasos para sanar nuestras heridas emocionales. Una técnica de auto sanación que puedes aplicar desde casa.

Para empezar vas a buscar un espacio tranquilo de tu casa. Puedes prender un incienzo o alguna vela que ayude a crear el ambiente ideal para esta sesión. Toma asiento en el sitio donde estés más cómodo. Cierra los ojos y lentamente empieza haciendo cinco respiraciones profundas. Inhalas y exhalas. Puedes pensar en el ritmo del oleaje en la orilla para ayudar a encontrar el ritmo. Estás listo para comenzar.

1. Ubica el momento doloroso

Ubica los momentos previos al dolor, un día antes o una semana atrás. ¿Qué estuvo pasando en tu vida qué viviste en silencio sin resolver el conflicto?

2. Identifica la emoción

Una ves que estás en ese momento, busca dentro de ti la emoción que sentiste. Resentimiento, ira, tristeza, miedo, etc.

3. Busca el órgano afectado por esta emoción

Interioriza y permítete volver a sentir esa situación otra vez. Visualiza el lugar del cuerpo en donde se encuentra ves la emoción.

4. Aceptación de la emoción

Ahora acéptalo, entiéndelo, perdónate y perdona a los involucrados. Es hora de dejarlo partir.

5. Toma consciencia e instaura el aprendizaje

Decreta: Yo soy fuerte, yo soy amor, yo soy paz, yo soy luz y lo que necesites.

6. Agradece

Repítete a ti misma: Gracias, gracias, gracias. Estoy sana.

7. Visualiza la sanación

Inhala 3 veces y exhala 3 veces. Visualiza una luz rosada de sanación que llega a ti desde arriba y cubre tu cuerpo.

Créelo y sanarás

Si no sientes que logras liberar el dolor, el cuerpo estaría guardando una creencia. Probablemente necesitas ayuda de un terapeuta para trabajar esas creencias.

Espero que te haya servido este artículo de 7 pasos para sanar nuestras heridas emocionales. Si tienes alguna duda o pregunta para hacerme puedes dejarlo abajo en los comentarios.

Mi alma saluda a tu alma.

DELIA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *