Astrologia, carta astral, Meditación, Thetahealing

¿Cómo adaptarme a la nueva la Era de Acuario?

Este año 2020 estamos entrando en un cambio decisivo como es la era de acuario y lograr balancear nuestras emociones y para esto es importante asumir estos cambios sin emociones negativas, sin ira y sin apegos; necesitamos entrar en armonía, en paz y equilibro mental para atraer cosas buenas a nuestra vida.

Te quiero compartir a ti, una técnica de sanación que estoy seguro te va a ayudar a conseguir más fácilmente liberar tus emociones estancadas que te afectan, te limitan e incluso te ocasionan enfermedades físicas y emocionales que acrecientan la sensación de problemas en tu vida sin que veas una salida real y placentera.

Hoy le decimos adiós a nuestro ego para liberarnos de los viejos estilos de vida dejando espacio para adaptarnos a nuestro nuevo estilo de pensar y de sentir, visualizando la vida que merecemos y queremos vivir desde el amor incondicional. Te invito a que leas con conciencia plena y una mente dispuesta lo siguiente y de preferencia hazlo en voz alta para que puedas sentir con emoción las palabras de esta lectura.

Pasos para adaptarme a la era de acuario

Me libero de la migraña y todos los problemas de la cabeza porque aprendí a no compararme; tengo habilidades propias, dones y talentos, y necesidades particulares. Soy único con derecho a trabajar, a ser tolerante, reconocer y aceptar los errores, a respetar las opiniones de los demás, a evitar conflictos, dejar de ser racional y abrir mi mente, me libero de los trastornos obsesivos compulsivos, ataques de pánico y la ansiedad, porque aprendí que el amor incondicional domina la mente y el ego, aprendí a conectarme conmigo mismo y encontrar el problema que me causa este dolor y aprendí que la solución está únicamente dentro de mí y no debo buscarlo en otros.

Enfocándome y conectándome con la luz interior que hay en mi corazón puedo controlarlo todo, sin pelearme conmigo mismo y entiendo que mi conciencia domina mi mente y no lo contrario. Yo decido la vida que quiero vivir, como la deseo vivir; solo YO soy dueño de mi vida y de mi ser. Mi mente hace lo que YO le ordeno, porque aprendí a observarla y dominarla desde el amor incondicional hacia a mismo sin importarme el qué dirán.

Dejo ir problemas y afecciones de mis ojos porque ellos me enseñaron a ver mis errores y corregirlos con humildad y a no juzgar los errores de los demás y enseñarles sin juzgar.

Dejo ir las alergias de mi nariz, porque aprendí a aceptar a las personas como son, y también que puedo adaptarme a los lugares y personas tóxicas sin juzgarlas.

Me libero de los problemas de mis oídos, porque aprendí a escuchar y tomar mis propias decisiones.

Me libero de los problemas de garganta y tiroides, porque aprendí a comunicarme a defenderme, a organizarme y valorar mi tiempo sin quejarme.

Me liberé de dolores de espalda y hombros, porque dejé de cargar los problemas de mi familia, hijos, pareja etc. Aprendí a delegar funciones, y a recibir apoyo.

Dejo ir el dolor de columna y huesos, porque dejé la humillación, el drama, el victimismo, el que me vean con lástima, porque aprendí a valorarme, a cuidarme y a tener autoestima, mirar de frente y empoderarme.

Dejo ir los problemas de los pulmones, porque me liberé del sufrimiento por el pasado que me atormentaba.

Dejo la nostalgia y la depresión, de sufrir por los demás y ser una víctima, porque aprendí a ser solidario, compasivo y para ayudar a los demás debo ser fuerte y no cargar el sufrimiento de los demás y enseñarles que si yo pude, ellos también pueden conseguirlo.

Aprendí a valorar y disfrutar la vida siendo feliz, alegrarme con poco o mucho, a compartir, a reírme de mi, que la vida es única, aprendí a soltar los apegos, soltar sus cargas porque cada uno tiene sus propios aprendizajes y procesos que tiene que vivir para evolucionar.

Aprendí a poner límites, para vivir tranquilo, agradecido con la vida siendo honesto y justo conmigo mismo.

Me libero del odio, del egoísmo, de la envidia, porque aprendí a tener éxito y a lograr mis objetivos desde el amor, porque dejé de luchar, de ser el mártir, porque me cansé de luchar por todo y me olvide de mí, dejo las ambiciones y el afán de destacar, de recibir el amor de la gente porque me acepten tal como soy y no por lo que tengo y doy.

Deje de comprar amor, aceptación y reconocimiento porque ahora me amo, puedo dar amor y se cómo recibir amor sin tener que dar algo a cambio.

Dejo de comprar compulsivamente para demostrar que tengo dinero o que me creo importante porque tengo la mejor casa, el mejor carro y vivo en el mejor lugar, porque ahora me doy cuenta que al estar de paso por esta vida, nada me llevo solo lo que disfrute, porque nada de lo que tengo vale más que el amor de mi familia, que la salud es más importante.

Aprendí a escuchar a mi cuerpo, a estar conmigo mismo, a entender que tengo un propósito en la vida y que solo me enfoqué en trabajar y perdí lo mejor del tiempo de disfrutar de mis hijos, de jugar y de viajar a lugares fantásticos y emocionantes.

Me olvidé de vivir, solo me dedique a hacer dinero y a ser consumista, ahora dejo ir toda esa antigua forma de vivir porque entendí que el dinero es un medio para vivir, pero también aprendí a confiar en que nunca me faltara nada ya que el universo es generoso, que todo me llega en su tiempo y más de lo que yo esperaba.

Hoy suelto la ira y la ansiedad e incertidumbre de mi estómago, porque aprendí a estar en el presente, que el pasado ya no existe, y no juzgar ni bueno ni malo porque son experiencias que me enseñaron a ser fuerte, a defenderme, a empoderarme.

Que el pasado fue una experiencia para recordar lo bueno y aprender de lo menos bueno, porque ahora mis pensamientos positivos y mi presente elocuente crean mi futuro entonces debo cuidar de ellos si quiero tener un buen futuro, y aprender a tomar decisiones. A tomar acción, a fortalecerme, empoderarme, tener la voluntad de cambiar, dejar la soberbia y el qué dirán.

Aprendí a perdonar a mi familia, a través de la sangre que fluye por todo mi cuerpo, aprendí a ser agradecido con mis ancestros, a honrarlos, a recordarlos, a bendecirlos, aceptarlos y también a poner límites, que también YO me hago cargo de lo que me toca vivir y que mis familiares también asuman sus responsabilidades en la dimensión que se encuentren.

Me libero de los problemas del hígado, por el miedo a morir de hambre, de vivir limitándome y así se va cargando mi hígado de grasa porque guardo alimento para la época de hambruna que ya no existe, me libero de esa creencia de que todo lo tengo que ahorrar y no disfruto de mi sueldo de mi trabajo.

Me libero de la amargura del páncreas, porque dejo de pelear por las herencias, que cuanto más suelto más recibo del universo, y la dulzura viene a mí de forma natural sin aferrarme a lo material.

Me libero de los dolores del sacro, la ciática y lumbalgia, porque decidí delegar funciones y no empujar el coche solo yo haciéndome la víctima, porque siempre me quejo que no tengo dinero, aprendí a confiar, a recibir, porque dejé los celos infundados y aprendí a valorarme y confiar .

Aprendí a soltar los miedos a perder dinero, en mi vejiga y mis riñones, porque ahora soy más seguro y puedo compartir, se ahorrar y puedo administrar mi dinero con facilidad. Confío y sé con quién compartirlo.

Me libero de los problemas del aparato reproductor, porque dejo los resentimientos hacia mi pareja, la ira, el odio, la crítica ya se fueron, porque ahora me valoro, me amo, me acepto tal como soy y me perdono completamente. Perdono a mis padres porque yo los elegí para venir a aprender a este plano de existencia, amo la vida y la disfruto completamente. Aprendo a ser feliz conmigo mismo y no necesito que nadie me haga feliz ni yo a nadie. Si alguien quiere vivir conmigo me suma, más no necesito que me haga feliz y así no tengo apegos por nadie.

Me libero del dolor de piernas, porque tengo la seguridad y el discernimiento de poder avanzar y ponerme en movimiento.

Me libero del dolor de rodillas, porque dejo la soberbia, la obstinación, el resentimiento y los miedos, porque ya aprendí que aquello que no perdono y a lo que me aferro solo me ocasiona sufrimiento. Perdono, me libero y libero a los demás.

Me desligo del dolor de tobillos y pies, porque dejo la rutina, el aburrimiento, la zona de confort, la incertidumbre de no poder tomar decisiones, por miedo a avanzar y fracasar, la resistencia a los cambios.

Ahora me declaro libre y me abro hacia un nuevo comienzo, porque soy consciente que ya aprendí la lección, y que para entrar a la era de acuario necesito despojarme de todas esas emociones que me sirvieron en su momento pero ya no más. Agradezco y dejo ir las emociones pasadas, ahora confío en la vida y YO me ocupo de disfrutar el día a día viviéndolo con optimismo y flexibilidad.

Cuido de mis pensamientos porque se harán realidad, vivo en coherencia, y hago meditación constante, encontrando todas las respuestas dentro de mí y aprendo a sanar y entender que todas las enfermedades y dolores que tuve solo fueron producto de mis emociones y de la vida que llevé y ahora NO están más.

Reflexión

Para ver los verdaderos cambios tienes que hacerlo conscientemente, puedes escribir en una hoja de papel lo que desees liberar y quitar a partir de este momento, luego debes quemar este papel de manera que lo que has escrito transmute fuera de ti. A las 12:00 am manifiesta tus intenciones de la hermosa vida que quieres tener. Si no sabes cómo aquí tienes un video para aprender a manifestar.
¡Que tengas un bonito día!

Delia Barrenechea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *