Crecimento personal, Salud

¿Cómo Hacer una Limpieza Energética en Casa?

Si bien cada día que pasa conocemos más sobre la importancia de mantenernos energéticamente limpios, pocos conocen cómo hacer una limpieza energética en casa. Esto nos va a servir para:

  • Liberara rápidamente y de forma efectiva cargas de energía.
  • Calmar la mente.
  • Posibilitar que los deseos se materialicen.
  • Mejora nuestro día a día.

Para llevarla a cabo vamos a necesitar lo siguiente:

  • Sal
  • Bolígrafo y papel
  • Un momento tranquilo en el día

En el antiguo testamento hay referencias a la sal. La sal ha sido considerada un elemento especial en muchas culturas y hasta llegó a tener el valor del dinero (De ahí el origen de la palabra salario), pero principalmente ha tenido beneficios de matiz mágico y simbólico.

  • Sal para evitar la mala suerte
  • Sal para purificar y alejar malas influencias
  • Limpieza de casas
  • Contra la envidia
  • Sal para el mal de ojo
  • Baños de sales para acumular buena energía

Son solos ejemplos de muchas funcionalidades que se han ido dando a la sal o lo largo de la historia.

Hoy la usarás para una limpieza energética que puedes hacer en tu casa.

Primero vamos a coger sal en un envase de plástico y la llevaremos al baño junto con los demás utensilios que generalmente llevas para un baño normal, agregando el bolígrafo y papel.

Una vez en el baño cerraras los ojos y en silencio, intentarás escuchar el sonido de tu corazón. Harás tres respiraciones profundas, y escribir el pensamiento que te llegue a la mente y que quieras liberar. Por ejemplo, a mi me salió:

  • Bloqueos energéticos de este plano y de todos los que existan
  • Maldiciones
  • Envidia
  • Sentimiento de que no soy capaz

Tu lista puede tener 4 o más componentes, tu pones los límites.

Ahora vamos al segundo paso. Cogemos la sal, la ponemos a la altura del corazón y decimos con concentración:

«Programo esta sal para que elimine… (Diga en voz alta todo lo que has puesto en tu lista)  Gracias Divinidad. Hecho está, hecho está, hecho está!»

Rompes el papel lo tiras por el water con un puñadito de sal y das a que pase el agua. Enciende la ducha y empieza a pasarte otro puñado de la sal con suavidad de la cabeza a los pies, con el pensamiento de liberación de todo lo antiguo mencionado.

Ahora te toca a ti. Cuéntame que tal te ha ido con tu limpieza. Si te gusta este tema y quieres que tengamos mas posts así, coméntanos o escríbenos por aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *