Crecimento personal, Relatos Cortos, Salud

Joana y su cuarentena – el relato corto más bonito que vas a leer hoy

(Tiempo de lectura 2 min)

Vivir coronavirus muerte vida humanidad

Desde que empezó la cuarentena Joana, quería estar informada todo momento, acompañaba durante varias horas al día la expansión del virus. Sentía miedo, por sus seres queridos y por las personas que no podían protegerse por no tener acceso al material necesario, acompañaba los actos políticos, sus decisiones… Saturada de información fueron pasando los días y ahora perdía el interés, ademas sentía que los medios muchas veces querían asustar. Se estaban alimentando del pánico que parecían potenciar sus ganancias a travez de la publicidad.

Como una tentativa de mantenerse alejada y a la vez informada buscó otras fuentes de información, encontró asuntos de conspiraciones hasta incluso informaciones poco comunes de chamanes y personas espirituales diciendo que esto está causado por la fuerza de la oscuridad queriendo que la tierra no ascendiera.

Ella paso un día pensando ocupándose de su casa, haciendo comida sana, trabajando, haciendo ejercicios y riéndose de los memes en las redes sociales.

Al día siguiente por la mañana decidió hacer algo diferente: se puso a meditar. Fue entonces que intentó algo que no hacia desde hace mucho tiempo, conectarse con su proprio corazón. Joana no busco en el exterior y acabo descubriendo la luz más potente, su propia luz.

Cada día que pasaba la gente se empezaba a aburrir de estar en las redes, el pánico y el miedo bajaba. Se descubrieron nuevos oficios, nuevas historias, nuevos sentimientos que necesitaban la atención que no se les había dado en años y años. Desde que nacieron el mundo siempre nos cargó con responsabilidades, deberes, tradiciones. Ahora no había opción, ahora solo se podía estar con uno mismo, aprender a convivir con otras personas en una misma casa en cuarentena. Ya se sabía desde hace mucho que no estábamos haciéndolo bien en cuanto a humanidad, nos costaba pensar en el prójimo, no tener conflictos, ser más pacientes y permisivos.

Nos han dado la oportunidad de aprender a cambiar, que podamos mirar al que tenemos al lado, amar al prójimo, saber observar cuando necesitan una palabra amiga, atención y cuidado, porque si ahora aprendemos a potenciar la armonía y entendernos con las personas que tenemos a nuestro lado seremos capaces de entendernos como humanidad.

Soló mira a tu alrededor cuantas iniciativas bonitas nacidas del amor están brotando ahora, jóvenes que por primera vez miran sus vecinos mayores y ofrecen ayuda, médicos que se ofrecen a dar atención a pacientes que se encuentran desatendidos, personas apoyado unas a las otras. Ofreciéndose para videollamadas, cyber-desayunos o una conversación. Porque parecía que nos odiábamos el uno al otro, pero en realidad nos amamos, en realidad nuestra esencia es vivir en grupo y en sintonía.

Así que no puedo más que desearte una feliz cuarentena, que aproveches mucho este tiempo, que seas feliz con lo que tienes y que valores cada momento de tu día.

Porque el día de mañana volveremos a salir a las calles, pero esperemos que esta energía se quede para siempre en nuestro corazón como la oportunidad del cambio que todos hemos pedido en algún momento en nuestras vidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *